El impulso exportador como camino al desarrollo económico: caso Chile

Tipo de material
Colección
Nombre del evento
V Jornadas de Investigadorxs en Formación
Mié, Oct 7 - Vie, Oct 9 2020, Todo el día
Descripción

El trabajo consta de dos partes. En primer lugar, cuenta con un apartado teórico donde se analizan dos modelos de desarrollo: el estructuralismo, principalmente latinoamericano, surgido en la CEPAL. Luego el neoestructuralismo, que supone una actualización teórica del estructuralismo clásico, como respuesta a la ola neoliberal de los ‘90s. En la segunda parte del trabajo se revisa el modelo exportador de Chile y su impacto socio-económico dado el estallido social generado en 2019.

El estructuralismo latinoamericano formulado a partir de la década del ’50, toma la relación centro-periferia, desatacando que el progreso técnico se concentró principalmente en los países industriales. El aumento de la productividad del centro ha contribuido a la periferia vía aumento de demanda de productos primarios. Propone los términos de intercambio, donde los precios de los bienes industriales crecen a mayor ritmo que los primarios. Las economías del centro retuvieron íntegramente el fruto del progreso técnico de su industria, entregando los países periféricos parte de su propio progreso al centro.

La propuesta teórica del neoestructuralismo se basa en una estrategia de desarrollo mediante la cual, las energías sociales y políticas se enfocan en el impulso exportador con mayor valor agregado para conseguir ingresar al flujo dinámico de la economía globalizada. El foco es el cambio técnico, puntualmente el proceso tecnológico. Se impulsa la asociación de capitales nacionales con empresas trasnacionales, adoptando políticas más activas, para llegar a un reescalonamiento tecnológico de la estructura productiva y exportadora. Esta corriente teórica nace para desarrollar políticas que se opongan, al menos discursivamente, a la ola liberalizadora surgida de los postulados del Consenso de Washington.

Previo al estallido social del 2019, Chile ha sido tomado de ejemplo por varias décadas, por su transición supuestamente exitosa de la dictadura hacia la democracia, con una economía de libre mercado. Los beneficios del modelo chileno, dado el perfil exportador de recursos naturales, supone un caso imitable para el resto de las economías latinoamericanas e inclusive para otros países subdesarrollados. Confirmando entonces, que el desarrollo “hacia afuera” era el camino. Mediante un recorrido de diversos indicadores económicos y sociales, se plantea la necesidad de discutir los modelos donde la expansión económica de la periferia, debe darse principalmente a través del aumento de las exportaciones.

Archivos adjuntos